Bureau Brasileiro de Turismo de Golfe

Acceso Rápido

Português English Espanhol
BBTG IAGTOBrasil Canchas de Golf Hoteles Operadoras Fotos wallpapers Links Noticias

Brasil es mundialmente reconocido por su grandiosidad y belleza. Son aproximadamente 8000 Km. de playas deslumbrantes para todos los gustos y perfiles de viajeros.

Esta belleza no sólo está contenida en sus playas. Brasil detiene la mayor biodiversidad del planeta, contando con alrededor del 15% del número total de especies mundiales. Esa riqueza está distribuida por todo el país de la Selva Amazónica en el Norte a los Pampas Gauchos y Forestas de Araucarias en el Sur pasando por el Sertón (Región Semiárida) en el Nordeste, Pantanal y Cerrado en el Centro Oeste y Mata Atlántica en la costa.

Tanta diversidad se refleja en la exuberancia de la naturaleza y hace con que viajar por este país de Norte a Sur sea una experiencia única y deslumbrante.

La diversidad es realmente la marca de Brasil. En quinientos años de Historia, se construyó una nación conformada por diversas razas, dueña de una cultura variada que se esparció por este amplio territorio.

Esta fusión de culturas lo vuelve al Brasileño en un pueblo hospitalario que encanta a todos que visitan el país y si sienten acogidos en esta tierra.


Brasil es el mayor país de Sudamérica y el quinto mayor del mundo. Estas dimensiones continentales hacen con que el país tenga un inmenso rango de atractivos, posibilitando paseos inigualables y paisajes de quitarle el aliento.

La vida se presenta en su mejor forma en las playas de aguas tibias y tiene su máximo esplendor en la mayor floresta tropical del mundo, la Selva Amazónica.

La biodiversidad se extiende por cada una de las cinco regiones - Norte, Nordeste, Centro Oeste, Sudeste y Sur.

El clima tropical es un convite durante el año todo a relajar en las playas y ríos que se esparcen por el país y es muy propicio para la práctica de diversos deportes, entre ellos el golf.

En abril de 1500, el navegante portugués Pedro Álvares Cabral alcanzó la costa del actual Brasil y reclamó formalmente toda la región en nombre de Portugal. El descubrimiento de Brasil por los portugueses ocurrió en la época de las grandes navegaciones de los siglos XV y XVI, que resultaron en el descubrimiento de América y en la conquista y colonización de África y de Asia.

Las antiguas minas de oro y haciendas de café son resquicios de un pasado que sigue vivo en nuestra cultura.

Actualmente Brasil es una República Democrática. La capital Brasilia se ubica en la región centro oeste y fue planeada en los años 60 por Oscar Niemeyer, y se la considera actualmente patrimonio de UNESCO mundialmente reconocida pela su arquitectura de líneas rectas y armoniosas.

El mestizaje fue intenso desde el inicio de la colonización, haciendo del pueblo una mezcla de razas. Colonizadores portugueses, nativos y esclavos africanos conformaron la base racial, mezclándose luego a los franceses, holandeses y las masas de inmigrantes alemanes, italianos, poloneses y japoneses.

Cada uno que vino para esta tierra trajo consigo un trocito de su cultura, de sus creencias y contribuyó para esta mezcla única que es el brasileño. Albergar de brazos abiertos tantas naciones diferentes nos torna un pueblo hospitalario, que sabe respetar las diversidades y posee una riqueza cultural sin igual.

Se puede notar dicha diversidad en los más diferentes aspectos culturales de Brasil, de los diferentes acentos encontrados de norte a sur, a las creencias marcadas por el sincretismo.

Aunque sea un país de mayoría católica con una parcela significativa de evangélicos, la característica religiosa más sobresaliente es el sincretismo religioso. Aproximadamente veinte millones de católicos también practican algún tipo de culto ritual de origen africano como la Umbanda y el Candomblé.

Además, existen todavía por lo menos cinco millones de protestantes, entre los cuales se incluye un número importante de luteranos, metodistas y episcopales y judíos.

Otra característica sobresaliente de la cultura brasileña que no deja de demostrar toda esta diversidad es la gastronomía. Encontramos en Brasil una rica culinaria dividida en regiones, casi imposible de generalizarse en un territorio definido por diferencias tan grandes.

Es acarajé (pastel de frijoles) bahiano, el pan de queso minero, el churrasco (asado) gaucho, el maíz cocido, la cocada (dulce de coco), el "pastel" (empanadilla cuadrada freída), el café, sin mencionar la variedad de frutas tropicales y frutos del mar.

Cada región tiene su comida festiva, pero la feijoada (plato preparado con frijoles negros), de origen carioca, es considerada por muchos el plato brasileño más típico. Se la ofrece a menudo a visitantes que se encantan con la cacerola de frijoles negros de caldo grueso, cocido con una gran hartura de carnes saladas, ahumadas y frescas. Un buen acompañamiento es la famosa "caipirinha", bebida nacional, hecha de "cachaça" (aguardiente), limón y azúcar.

La variedad de la inmigración se puede notar en diversos elementos de la culinaria brasileña, añadiéndola aún más sabor a la experiencia gastronómica.

La calidad gastronómica, sin embargo, no se limita a las comidas regionales. En las principales metrópolis se puede encontrar la cocina de casi todos lugares del mundo con el más alto estándar de calidad. Es posible probar los más variados sabores solamente recorriendo los barrios de São Paulo, ciudad que ya se puede considerar uno de los grandes centros gastronómicos del mundo, además de uno centro de artes y eventos.

Brasil actualmente está entre las diez mayores economías del planeta también. La modernidad está presente tanto en sus metrópolis con centros de convenciones equipados con la más alta tecnología como en el sector del agronegocio y del petróleo. Nuestro reconocimiento va más allá de la naturaleza deslumbrante y de la riqueza cultural, arquitectura, música, literatura, cinema y artes plásticas son hoy también grandes productos de exportación brasileños.

La infraestructura hotelera y de negocios que crece día tras día juntamente con los miles de oportunidades de ocio y diversión vuelve a Brasil en el lugar cierto para recibir bien.

Idioma
El portugués es el idioma nacional, pero el portugués que se habla en Brasil es bastante diferente, en el acento y entonación, de lo que se habla en Portugal y otras antiguas colonias portuguesas. En hoteles y centros turísticos el inglés y español son lenguas usadas para mejor atender el turista extranjero.

Moneda
La moneda corriente en Brasil es el Real (simbolizado por R$). Dólares y euros pueden ser canjeados en hoteles, bancos, y casas de cambio. La mayoría de los establecimientos comerciales acepta tarjetas de crédito internacionales.

Huso Horario
Brasil cubre un área de 3 diferentes husos horarios. El horario de Brasilia (capital del país) es el estándar nacional y está a menos 3 horas en relación a Greenwich. En el verano hay un aumento de 1 hora en la mayoría de los estados brasileños.

Clima y Temperatura
El clima predominante es el tropical, con algunas variaciones de acuerdo con la región. La temperatura promedia anual es de aproximadamente 28°C en el norte, y 20°C en el sur.

Comunicación
Para hacer una llamada internacional, marque: 00 + código de la operadora + código del país + código del área (si existe) + número del teléfono. Para llamadas a cobro revertido marque 0800 703 2111. Consulte el código de la operadora en su Hotel.

Visas
Turistas de países que integran el MERCOSUR no necesitan presentar pasaporte. Para estos, basta con la presentación del documento de identidad. Para turistas de cualquier otra nacionalidad, el pasaporte es obligatorio y debe tener una validad mínima de 6 meses. Para mayores informaciones acceda los sitios www.mre.gov.br ou www.braziltour.com.

Vôos
diretos, duração da viagem, destinos.

Copyright © 2008 Todos os Direitos Reservados - Bureau Brasileiro de Turismo de Golfe
By HKL